miércoles, 2 de enero de 2013

La Rosa

LA ROSA

En mi sueño había una rosa,
una canción le prometí;
en vela murió la rosa
y mi promesa no cumplí.
                                                                                 
El rubor de su piel sedosa
ya no soportará más daño,
cual espina venenosa
que fue mi mano sobre el tallo.

¡Ah, mi amada y perdida rosa!
Rocío traigo para ti;
que te alivie, dolorosa,
y tu perdón sea para mí.

Amargo le lloro a mi rosa,
tardías palabras le mando.
Y que mis versos sean su honra,
que nunca suenen a epitafio.


6. La Rosa
Versos en la Ensoñación
Pedro M. Cepedal Flores




No hay comentarios:

Publicar un comentario