lunes, 18 de febrero de 2013

La Xana

Existe una cuantiosa lista de mitos, tradiciones y cuentos del imaginario popular astur que conforman la llamada Mitología Asturiana. Estos mitos se transmitían oralmente, de abuelos a nietos, llegando prácticamente intactos hasta nuestros días; resulta fascinante cómo, aún no siendo la única de la Península Ibérica, esta mitología adquirió en Asturias personalidad y autonomía lo suficientemente destacables como para crear un mundo fantástico fácilmente reconocible. El Nuberu, el Diañu Burlón, el Trasgu, el Busgosu, la Bruxa, las Llavanderas, el Cuélebre, la Güestia, etc, sólo son algunos de los nombres propios de personajes que la conforman.

mucha-spring
Primavera, Alfons Mucha
'Las Xanas' (Les Xanes, en asturiano) eran mujeres encantadas que vivían en el interior de los bosques o en cuevas, siempre cerca de agua pura, agua viva: manantiales, fuentes, cascadas, arroyos... Poseían una sobrehumana belleza -piel blanca como el nácar, cabellos rubios cuales rayos de sol, formas sugerentes- y grandes tesoros que custodiaban. Según saltemos entre los diferentes mitos, se dedicaban a cambiar sus bebés por los de las mujeres humanas para que los criaran, ya que ellas no podían amamantar; danzaban y cantaban desnudas en torno a las fuentes, vigiladas por cuélebres -o por las llavanderas en otras versiones-; pero, principalmente, atraían a los hombres, hechizándolos con su belleza y obligándolos a realizar peligrosas pruebas para desencantarlas. Una de estas pruebas consistía en darle tres besos en los labios, para lo cual la xana se transformaba en una enorme serpiente: a cada beso que el valiente lograba darle, la serpiente se hacía de mayor tamañp, con lo cual el hombre solía salir huyendo. Ante tal muestra de cobardía, la xana lo maldecía de variadas maneras, desde el augurio de muerte en menos de un año hasta despertar los celos de la esposa otorgando alguna prenda que la identificara. Si el valiente lograba desencantar a la sobrenatural mujer, podía casarse con ella y poseer sus tesoros, para lo cual debía abandonar primero a su esposa y los hijos que hubiera tenido con ella.

Sirviéndome de la versión del mito de la xana como atracción fatal de los hombres, compuse este poema, en el cual parece que el protagonista logra evitar caer en la tentación de consecuencias desastrosas que esta mujer encantada representa.



(CANCIÓN DE) LA XANA

Alegre por la vaguada
bajaba yo caminando;
era una hermosa mañana
cuando escuché aquel canto.

En una clara del río,
una mujer se lavaba:
rubia cual oro platino,
en su canción ella estaba.

Yo me acerqué a mirarla
y ella la vuelta se dio:
“¡válgame Dios, una xana!”;
mi alma llenó de pavor.

Ella reía y cantaba,
sabiendo me iba a atrapar;
lenta hacia mí se acercaba,
luché yo por despertar.

Y desperté justo al tiempo
en que casi me rozaba;
sudor frío como viento…
¡sólo pensaba en mi amada!

De aquella maldita xana
así me pude librar,
bella mujer encantada
que a los hombres trae el mal.

Mas ahora guardo recelo
de bajar por la vaguada;
por el río voy con miedo,
¡vaya a cogerme la xana!


12. La Xana
Versos en la Ensoñación
Pedro M. Cepedal Flores



6 comentarios:

  1. ¡Hola Pedro!

    Un placer descubrir tu blog. Lo publicité en G+ y face...

    Me ha gustado la leyenda, son una especie de sirenas terrestres muy atrayentes. La mitología es algo que -siempre me ha fascinado.

    Gracias por pasear por mi espacio, un abrazo. Ann@

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias Anna! Vi que me añadiste a tus círculos, pero soy nuevo en ésto y el G+ aún no lo domino en su totalidad, por eso me fui directamente a tu blog. Creo que ya sé cómo funcionan los círculos, ¡así que haré lo mismo!

    Si dices que eres un tanto "anticanónica" en la poesía es posible que los poemas que he mostrado hasta ahora no sean de tu estilo, pero te agradezco tu participación en el blog y sí te digo que más adelante iré mostrando otro tipo de poesía.

    ¡Bienvenida!

    ResponderEliminar
  3. Monsieur, le inspiran a usted les xanines!
    No le recuerdan un poquito a la leyenda de Melusina, incluso en eso de la fuente?
    Qué cerquita hemos estado hoy usted y yo, monsieur :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Bueno, el origen de Melusina es celta, al igual que el de les xanes y el de buena parte del folklore mítico europeo; no obstante, la leyenda de Melusina está mucho más desarrollada en la literatura en novelas y poemas; la xana -y el resto de criaturas mitológicas asturianas- tienen historias más diversas en función de la zona, dada su difusión oral. Aún así tienen rasgos comunes, aunque en el caso de Melusina, más que desencantarla de lo que se trata es de que no se la descubra.

    Me alegro que le haya llegado tanto la entrada, Madame; un placer su visita, como siempre.

    Bonsoir.

    ResponderEliminar
  5. Hola,tus poesías me parecen muy interesantes.Me gusta en especial la manera de expresar tus sentimientos.
    Yo tambien tengo un blog de poesía.Te envio la dirección para que las leas y me comentes que te parecen:

    http://anna-historias.blogspot.com.es/

    Saludos

    Anna

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tus palabras, me alegra que te gusten.
    He visto tu espacio, pero ando un poco liado estos días y no he podido leerlo con la dedicación que me gustaría, y no me gusta comentar a la ligera. Esta tarde-noche tendré más calma para leerte y te comento.

    ResponderEliminar