lunes, 4 de febrero de 2013

Rimas

valeriano-retrato-bécquer-gustavo-adolfo
Retrato de Gustavo Adolfo Bécquer, Valeriano Bécquer

La entrada de hoy es muy especial, pues traigo a uno de mis poetas favoritos, el autor en el que me fijaba a la hora de componer mis primeros poemas. Se trata de Gustavo Adolfo Bécquer, de sobra conocido, exponente tardío del Romanticismo en España.

En aquellos primeros poemas que escribí, de temática amorosa, trataba de emular –sin alcanzar, por supuesto, su nivel- el estilo de sus ‘Rimas’. Cierto es que, actualmente, muestro predilección por otros poetas, pero Bécquer ocupará siempre un lugar privilegiado en mi ideario poético. Y por ello mismo, la primera entrada dedicada por entero a un poeta en este espacio debía ser para él.

He aquí una selección de algunas de esas rimas. Espero que disfrutéis de la belleza, fuerza pictórica y arrebatadora pasión que impregnan cada verso. No han venido las oscuras golondrinas, pero ya anidarán algún día en este balcón.



DE LAS ‘RIMAS’ DE G. A. BÉCQUER


I

Yo sé un himno gigante y extraño
que anuncia en la noche del alma una aurora,
y estas páginas son de ese himno
cadencias que el aire dilata en las sombras.

Yo quisiera escribirle, del hombre
domando el rebelde, mezquino idioma,
con palabras que fuesen a un tiempo
suspiros y risas, colores y notas.

Pero en vano es luchar; que no hay cifra
capaz de encerrarle, y apenas ¡oh, hermosa!
si teniendo en mis manos las tuyas
pudiera, al oído, cantártelo a solas.


XXII

¿Cómo vive esa rosa que has prendido
junto a tu corazón?
Nunca hasta ahora contemplé en el mundo
junto al volcán la flor.


XXIV

Dos rojas lenguas de fuego
que a un mismo tronco enlazadas
se aproximan, y al besarse
forman una sola llama.

Dos notas que del laúd
a un tiempo la mano arranca,
y en el espacio se encuentran
y armoniosas se abrazan.

Dos olas que vienen juntas
a morir sobre una playa
y que al romper se coronan
con un penacho de plata.

Dos jirones de vapor
que del lago se levantan,
y al juntarse allá en el cielo
forman una nube blanca.

Dos ideas que al par brotan,
dos besos que a un tiempo estallan,
dos ecos que se confunden,
eso son nuestras dos almas.


LXV

Llegó la noche y no encontré un asilo
¡y tuve sed!... mis lágrimas bebí;
¡y tuve hambre! ¡Los hinchados ojos
cerré para morir!

¿Estaba en un desierto? Aunque a mi oído
de las turbas llegaba el ronco hervir,
yo era huérfano y pobre... ¡El mundo estaba
desierto... para mí!


LXXIV

Las ropas desceñidas,
desnudas las espadas,
en el dintel de oro de la puerta
dos ángeles velaban.

Me aproximé a los hierros
que defienden la entrada,
y de las dobles rejas en el fondo
la vi confusa y blanca.

La vi como la imagen
que en leve ensueño pasa,
como rayo de luz tenue y difuso
que entre tinieblas nada.

Me sentí de un ardiente
deseo llena el alma;
como atrae un abismo, aquel misterio
hacia sí me arrastraba.

Mas ¡ay! que de los ángeles
parecían decirme las miradas
-El umbral de esta puerta
sólo Dios lo traspasa.


6 comentarios:

  1. Estaba segura de que era uno de sus poetas favoritos. A mí me gusta mucho el poema que comienza:

    Del salón en el ángulo oscuro,
    de su dueña tal vez olvidada,
    silenciosa y cubierta de polvo,
    veíase el arpa.

    Y, por supuesto, las leyendas. Las tiene maravillosas.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Sí, la Rima VII es una bella y melancólica reflexión, breve y concisa. La verdad que elegir unas pocas de tantas que son era complicado, pero he seleccionado la primera a modo de introducción, dos de amor y dos reflexivas.

    Y ya que las menciona, le adelanto que la próxima entrada versará sobre las Leyendas, en las que coincido plenamente con vos: me apasionan.

    Como siempre Madame, un placer su visita.

    ResponderEliminar
  3. Como en un libro abierto
    leo de tus pupilas en el fondo.
    ¿A qué fingir el labio
    risas que se desmienten con los ojos?

    ¡Llora! No te avergüences
    de confesar que me quisiste un poco.
    ¡Llora! Nadie nos mira.
    Ya ves; yo soy un hombre... y también lloro.

    Me encanta becquer! Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Esa rima que has puesto es muy emotiva y de mis favoritas. Gracias por el comentario, compañero.

    ResponderEliminar
  5. Precioso tu blog, a mí también me encanta Bécquer.
    Saludosssss!!!!
    Princesa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por pasarte por mi espacio y dejar un comentario. Me alegro de que te guste y espero que desees volver. ¡Nos leemos en el foro!

      Eliminar