sábado, 13 de abril de 2013

Impresiones desde la Literatura



   A lo largo de esta semana que ya acaba, se han estado celebrando en la Facultad de Derecho de la UMA diversas actividades como parte del programa de la ‘Semana Cultural en Derecho’. Una tienda de campaña saharaui, varios conciertos, representaciones de teatro, exhibiciones de esgrima, charlas diversas sobre igualdad de género, pobreza, crisis, democracia… incluso una tirolina (¿cultura del cuerpo?) para descender desde los altos del edificio, todo ello amenizado, cómo no, por la Tuna, ‘Clavelitos’ para arriba, ‘Clavelitos’ para abajo.

Facultad de Derecho, Universidad de Málaga.

   De entre todas las actividades que copaban el programa, me interesó especialmente una bautizada con el nombre de ‘Impresiones desde la Literatura’, una mesa redonda a cargo de dos o tres (tres en el primer programa y posteriormente reducidas a dos) profesoras de la Facultad de Filosofía y Letras, una escritora, otra poeta, y acerca de la cual no se ofrecían más detalles en el programa.

   Llegada la hora de la charla, allí estaba yo puntual y, francamente, la misma hizo honor a su nombre: fue una auténtica impresión para mí entrar en aquel Salón de Grados oscuro, tranquilo, ni frío ni caluroso, donde casi podía encontrarme con mi yo interior… vacío, vamos. Una auténtica experiencia mística. Ni la esencia de un solo estudiante estaba allí para participar en tal actividad; de hecho, por no estar, no estaba ni una de las dos encargadas de la misma, pendiente de llegar. Con el corazón despedazado y la mente despavorida, salí de allí como alma que lleva el diablo antes de verme atrapado en un vis-à-vis indeseado.

Hall principal. Imagen de la página web de la Facultad.

   Ignoro si finalmente hubo asistentes, si alguno de ellos era estudiante o, sencillamente, si se llegó a celebrar la mesa redonda, aunque mi intuición se pronuncia firme al respecto. Quizás el motivo de este –para mí- fiasco se deba a la falta de información, al rechazo que produce esa especie de calabozo en los altos del castillo que es el Decanato –donde se celebraba la charla-, o a que, simple y llanamente, la gente a la una de la tarde prefiere andar lanzándose en tirolina o compartiendo unas cañas y tintos con los tunos, ‘Clavelitos’ de fondo. Tal vez si hubieran llamado a la actividad ‘Cincuenta impresiones y sombras desde la Literatura’, el aforo del Salón de Grados se habría quedado corto.

   Sé que el interés por la Literatura entre mis congéneres y los que vienen por detrás es cada vez menor: roza ya niveles críticos y, si descontamos este tipo de novelas de moda alrededor de las cuales crecen setas por doquier (ya sean policíacas-eróticas, de vampiros fosforescentes o de misterios de la Biblia), el panorama es absolutamente desolador, pues no sólo afecta a las bellas letras, sino que se extiende a la Historia, el Arte, la Música (música, no ruido electrónico) y la Cultura en general. Todo ello hace que se resienta algo mucho más importante: la Educación, como base de la Formación.

   Creo que apremia la necesidad de corregir esta espiral negativa y sumamente peligrosa en la que nos encontramos sumidos. La Poesía ha de servir como una herramienta para ayudar a conseguirlo: tiene que auto-impulsarse para abandonar el rincón de la estantería más lejana de la FNAC o la Casa del Libro y llegar, llegar a los oídos, los ojos y el corazón del pueblo para ayudarlo a formarse y contribuir a alcanzar la Educación querida y fundamental para crecer, para mejorar, para avanzar. Para vivir.


Pedro M. Cepedal Flores

8 comentarios:

  1. Pedro, si no había nadie es porque no daban créditos de libre elección... Aunque me temo que la realidad no es sólo esa, sino la que apuntas: cada vez la gente presta menos atención a la poesía, la música (la Música con mayúsculas, no el ruido como tú indicas), el arte... Yo también me he visto en alguna situación como la que describes: sola o casi sola en un auditorio o salón de actos.

    Para más INRI, esta situación se ha dado en el contexto universitario, lo que viene a confirmar la visión pesimista que algunos tenemos sobre el interés real y la vocación de muchos estudiantes universitarios. En las facultades de letras es muy frecuente ver que son los propios estudiantes los que no se interesan por sus propias disciplinas. Así que si ellos no se interesan, qué se puede esperar de la población "externa"...

    Un saludo y a seguir contribuyendo en la difusión de la cultura desde tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allegra, muchas gracias por tus palabras, con las que no puedo estar más de acuerdo. Puede que también tenga parte de culpa la desmotivación que causa el no saber qué camino tomar al finalizar el instituto. Elegir una carrera por ser "más fácil", porque tenga más salidas o cualquier otra motivación que no sea la vocación conlleva estos riesgos de desinterés, fracaso y abandono de la vida universitaria y cultural. En fin, habría que cambiar tantas cosas...

      Nosotros seguiremos aquí, tratando de hacer lo que buenamente podamos desde tan humilde punto de partida.
      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Buenas tardes, Pedro:

    ¡Qué lamentable es lo que nos cuentas! Desde que se ha puesto de moda la literatura rápida, cualquier novela de más o menos enjundia parece un libro de Schopenhauer...

    Apoyamos tu postura. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, compañeros. Me ha hecho gracia el comentario. Ahora se encumbran libros que antes serían masacrados pro la crítica seria y el propio público lector. El problema es que cada vez el lector serio y preparado para aportar una crítica constructiva va quedando más lejano en el tiempo y más reducido en cantidad, por lo que hay que redoblar los esfuerzos por evitar su extinción.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Es lo que hay. El desprecio por la cultura se ha instalado incluso entre los que deben cultivarla y fomentarla. Vivimos en un mundo prosaico, vulgar y paleto donde sólo se valora el ser famoso y el tener cosas. No se valora EL SER.
    Lástima de país.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón, Cayetano. El mundo está fatal pero España siempre está peor aún: no tiene remedio aunque hay que luchar por encontrarlo.

      Gracias por tu visita, ¡un saludo!

      Eliminar
  4. Muy interesante tu blog, Pedro, un gusto encontrarte aquí también.
    Saludos cordiales :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita, Fabiana, me alegra tenerte por aquí. Leo el foro casi a diario, mas no tengo mucho tiempo para comentar. Aun así, en breve publicaré algún poema en él.

      ¡Un saludo!

      Eliminar