domingo, 28 de abril de 2013

Discurso de Caballero Bonald


"Siempre hay que defenderse con la palabra de quienes pretenden quitárnosla; siempre hay que esgrimir esa palabra contra los desahucios de la razón".


   El pasado martes, día 23 de Abril, recogía el Premio Cervantes, máximo galardón de las letras en español, D. José Manuel Caballero Bonald, poeta, ensayista y novelista perteneciente a una generación de poetas españoles que florecieron en la década de los cincuenta.

caballero bonald
José Manuel Caballero Bonald

   Reconozco que no había leído de su extensa obra más que algunos poemas de 'Manual de Infractores', pero lo que sí que me ha resultado deslumbrante ha sido su discurso de recepción de dicho premio. A parte de referirse a Miguel de Cervantes como poeta y como perdedor -seguramente las facetas menos recordadas del universal escritor-, Caballero Bonald habló de la libertad que supone el conocimiento, y de que ambos son componentes esenciales para ser más humanos:


"En las ficciones futuristas de un mundo amorfo, despersonalizado, regido por computadoras, la quema de libros representa algo más que un mandamiento atroz: es una metáfora de la esclavitud. Bien sabemos que destruir, prohibir ciertas lecturas ha supuesto siempre prohibir, destruir ciertas libertades. Quien no leía, tampoco almacenaba conocimientos. Y quien no almacenaba conocimientos era apto para la sumisión. De 
lo que fácilmente se deduce que conocimiento y libertad vienen a ser nutrientes complementarios de toda aspiración a ser más plenamente humanos".

   Y habló también de la Poesía. De cómo entiende la Poesía y de cuáles son sus virtudes y poderes, los cuales han de florecer en esta época gris y desalentadora, frívola y vacía, en la que nos ha tocado existir, visión con la que coincido plenamente. Pero mejor que la exponga él mismo:


"Creo honestamente en la capacidad paliativa de la poesía, en su potencia consoladora frente a los trastornos y desánimos que pueda depararnos la historia. En un mundo como el que hoy padecemos, asediado de tribulaciones y menosprecios a los derechos humanos, en un mundo como éste, de tan deficitaria probidad, hay que reivindicar los nobles aparejos de la inteligencia, los métodos humanísticos de la razón, de los que esta Universidad -por cierto- fue foco prominente. Quizá se trate de una utopía, pero la utopía también es una esperanza consecutivamente aplazada, de modo que habrá que confiar en que esa esperanza también se nutra de las generosas fuentes de la inteligencia. Leer un libro, escuchar una sinfonía, contemplar un cuadro, son vehículos simples y fecundos para la salvaguardia de todo lo que impide nuestro acceso a la libertad y la felicidad. Tal vez se logre así que el pensamiento crítico prevalezca sobre todo lo que tiende a neutralizarlo. Tal vez una sociedad decepcionada, perpleja, zaherida por una renuente crisis de valores, tienda así a convertirse en una sociedad ennoblecida por su propio esfuerzo regenerador. Quiero creer -con la debida temeridad- que el arte también dispone de ese poder terapéutico y que los utensilios de la poesía son capaces de contribuir a la rehabilitación de un edificio social menoscabado. Si es cierto, como opinaba Aristóteles, que la “la historia cuenta lo que sucedió y la poesía lo que debía suceder”, habrá que aceptar que la poesía puede efectivamente corregir las erratas de la historia y que esa credulidad nos inmuniza contra la decepción. Que así sea".


   A continuación, una brevísima selección de poemas de José Manuel Caballero Bonald:



DIARIO REENCUENTRO

Desde donde me vuelvo
a la pared, en medio de la noche,
desde donde estoy solo 
cada noche, cautivo
bajo mi propia vigilancia, allí
me hallo según la fe que me fabrico
cada día.
Lavada está mi vida
en virtud de su asombro. Ayer, mañana,
viven juntos y fértiles, conforman
mi memoria conmigo.
Únicamente soy
mi libertad y mis palabras.

De 'Las horas muertas'



ESPERA

Y tú me dices
que tienes los pechos rendidos de esperarme,
que te duelen los ojos de estar siempre vacíos de mi cuerpo,
que has perdido hasta el tacto de tus manos
de palpar esta ausencia por el aire,
que olvidas el tamaño caliente de mi boca.

Y tú me lo dices que sabes
que me hice sangre en las palabras de repetir tu nombre,
de lastimar mis labios con la sed de tenerte,
de darle a mi memoria, registrándola a ciegas,
una nueva manera de rescatarte en vano
desde la soledad en la que tú me gritas
que sigues esperándome.

Y tú me lo dices que estás tan hecha
a esta deshabitada cerrazón de la carne
que apenas si tu sombra se delata,
que apenas si eres cierta
en la oscuridad que la distancia pone
entre tu cuerpo y el mío.

De 'Las adivinaciones'



ANAMORFOSIS

Este olor a achicoria y a orujo
y a crines de caballos y a verdín
con salitre y a yerba de mi infancia
frente a África, acaso
contribuya también a perpetuar
en no sé qué recodo del recuerdo
un equívoco lastre
de amor dilapidado y de injusticia
que en contra de mí mismo cometí, 
y es como si de pronto
todo el furtivo flujo del pretérito
convirtiera en rutina
la memoria que tengo de mañana.

De 'Descrédito del héroe'




6 comentarios:

  1. Una buena muestra de un superviviente de aquella generación del medio siglo, junto a otros que ya se fueron como Gil de Biedma o Ángel González.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, quizá no sean autores tan conocidos por no ser 'clásicos' -aunque lo de clásico lo da el tiempo- o porque ya pertenecen a una época en la que la Poesía parece que pierde fuelle e impacto. Me recomendaron hace poco la lectura de poemas de Ángel González, puede que en los próximos tiempos ponga algo de él.

      Eliminar
  2. Un buen homenaje el que dedicas a este maestro de las letras.

    Yo también he escuchado su discurso y me ha maravillado la capacidad de expresión que tiene este hombre de ochenta y muchos. Me gusta lo de la poesía como medicina, como paliativo para combatir los malos rollos del día a día. Habrá que seguir el tratamiento.

    Un saludo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá la poesía recuperase parte del terreno que ha cedido en la sociedad actual a la televisión basura, la música ruido y los libros macroventas e igualmente basura. Nos iría un poco mejor o, por lo menos, recordaríamos en parte que aún somos humanos.

      Gracias por tus palabras, ¡un saludo!

      Eliminar
  3. Mis felicitaciones por el galardón. No había leído nada suyo hasta ahora, y he decir que me han gustado mucho sus poemas y ha habido varios versos que me han encantado y llamado la atención de sobremanera. Su discurso también me ha encantado, pero sobre todo me quedo la capacidad paliativa de la poesía, pues tiene toda la razón.
    Un abrazo =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha gustado especialmente 'Anamorfosis', me parece una pequeña gran maravilla.

      Me alegro de que te haya gustado la entrada, Natalia, ¡muchas gracias por pasarte y por tus palabras!

      Eliminar