martes, 24 de diciembre de 2013

Aniversario


   Hoy, a estas horas, en la mayoría de las casas de buena parte del mundo 'occidentalizado' pulula un histérico trajín de bolsas de una compra tardía, de cocinas echando humo mientras guisan a contrarreloj suculentos y cuantiosos platos, de bandejas y sillas que bajan y suben pisos, y de almuerzos frugales con el único fin de contener el hambre hasta la hora de la ansiada cena. Hoy se celebra la Nochebuena. Y mañana, la Navidad...

   Pero aquí, en este pequeño cubil de letras y sueños poéticos de un joven cualquiera, se celebra algo más. Hace un año, en este mismo día, echó a andar El Trovador Errante, y errando y errando, ha llegado hasta aquí. Ha encontrado su sustento en el cobijo que cada uno de los lectores, con sus visitas y comentarios, le ha dado. Por ello me siento muy feliz y agradecido, mas quiero pediros disculpas por haberos desatendido en los últimos meses; no ha sido por falta de ánimos ni ilusión, sino por la acumulación de obligaciones de un año trascendental para el futuro devenir de este loco de anhelos románticos.

   Con la promesa de retomar la actividad, con mayor asiduidad, por donde la había aparcado -la serie de 'Poesía y Flamenco'-, y el fragmento de un poema de Walt Whitman (lo encontraréis completo en la sección habitual), os deseo unas Felices Fiestas y un fantástico Año 2014.

   Gracias.


Así como soy, existo. ¡Miradme!
Ésto es bastante.
Si nadie me ve, no me importa,
y si todos me ven, no me importa tampoco.
Un mundo me ve,
el más grande de todos los mundos: Yo.
Si llego a mi destino ahora mismo,
lo aceptaré con alegría,
y si no llego hasta que transcurran diez millones de siglos, esperaré... 
esperaré alegremente también.
Mi pie está empotrado y enraizado sobre granito
y me río de lo que tú llamas disolución,
porque conozco la amplitud del tiempo.

De 'Canto a mí mismo' ('Hojas de Hierba', 1855).
W. Whitman.

camino-chailly-fontainebleu-monet
El camino de Chailly a Fontainebleu, C. Monet